Hay muchas casas en las que Niños y perros conviven, y sabemos que siempre se llevan muy bien y son mejores amigos, pero tienes que tener algunas reglas sobre cómo conviven los dos para que no todo se convierta en un caos. Los niños y los perros tienden a sentirse atraídos entre sí, y ambos son muy activos. Incluso si no tenemos un perro en casa, tenemos que darles a los niños pautas de comportamiento frente a los perros.

Aunque sabemos que los perros hacen Los mejores amigos de los niñosTambién es cierto que hay muchos perros que pueden morder a los menores porque no pueden controlar su comportamiento hacia el perro. Esto lleva a muchas familias a deshacerse del perro si solo es cuestión de dar ambas señales de comportamiento, ya que el perro puede marcar con la boca solo para mostrarle al niño que lo está molestando.

Lo primero que tenemos que enseñar es esto respeto mutuo. Un niño o un perro mimado no respetará a sus compañeros, por lo que es más probable que surjan conflictos. Tenemos que enseñarle al perro a respetar y compartir los espacios de las personas ya que muchos desconfían mucho de sus cosas desde el principio. Además, hay que enseñar a los niños que el perro no es un juguete al que puedan pisar o abrazar en cualquier momento, sino que también siente y quiere su espacio.

Si bien puede parecer complicado al principio, la verdad es que tanto los niños pequeños como los perros están bien con los suyos. Lenguaje corporal. De esta manera encontraremos que los dos se entenderán mucho mejor de lo que pensamos. Si no hay perro en la casa, debemos enseñarle al niño a preguntar siempre antes de tocar a un perro.

Otra pauta es tocar al perro de lado, nunca de frente, ya que esto es más invasivo y molesto. Tenemos que estar tranquilos y dejar que el perro nos huela para reconocernos. Con Pautas tan simples Podemos evitar muchos horrores.